La muerte de cuatro personas durante los primeros 17 días del mes de junio ha disparado una alarma entre los residentes del sector Moscú en la provincia de San Cristóbal quienes temen que surja un brote de coronavirus  en su comunidad debido a que en el sector son constantes las fiestas clandestinas y la aglomeración de personas.