Tras los aguaceros de la semana pasada, al menos una vivienda edificada en la ribera de una cañada se derrumbó totalmente, dejando a sus habitantes a la intemperie.