El derrumbe de un muro del Cementerio Cristo Redentor debido a las inundaciones del 4 noviembre pasado provocaron un deslizamiento de tierra que no sólo afecta a varias viviendas, sino que dejó al descubierto varias osamentas en los patios de casas afectadas.