Con una clase media más empoderada, consciente, crítica e informada, las expectativas se centran en que ese segmento se deje sentir con mayor peso en el próximo torneo electoral, propiciando un voto razonado que motorice reales cambios.