Con la reactivación de las actividades económicas tras meses de parálisis por la pandemia, también resurgió en las esquinas de la capital un ejército de personas que se dedican a limpiar parabrisas, pese a los intentos fallidos de las autoridades del ayuntamiento del Distrito Nacional de retirarlos y las continuas quejas de los conductores.