En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Violencia, carencia de herramientas psicológicas

Violencia, carencia de herramientas psicológicas
Violencia, carencia de herramientas psicológicas

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Con motivo del Día Internacional de la No Violencia, EFEsalud trata su origen, la violencia en sí. ¿Por qué somos violentos? ¿Podemos modificar ese comportamiento? ¿Nacemos con ese rasgo o lo adquirimos con los años? El psicólogo Sergio García, colaborador de “El Bisturí”, nos ayuda a dar una respuesta.

El Día Internacional de la No Violencia, 2 de octubre, se fundamenta en el aniversario del nacimiento Mahatma Gandhi, pensador y político hinduista pionero en la filosofía de la no violencia.

“La violencia es una agresión hacia otra persona, un ataque y una falta de respeto que sobrepasa el umbral de la tolerancia”, afirma el psicólogo Sergio García Soriano.

Existen dos tipos de violencia:

  1. La física: causada exteriormente, daño no accidental provocado por la fuerza física o por un arma u objeto que cause lesiones.
  2. La verbal: agresión verbal con insultos y vejaciones para hacer sentirse mal a la otra persona a través de la palabra.

La combinación de ambas da lugar a la violencia audiovisual, que vemos habitualmente en videojuegos, películas, etc. donde se reproducen imágenes tanto con violencia física como verbal.

Hay muchos motivos por lo que las personas pueden ser agresivos:

  • Para conseguir lo que quiere.
  • Por sentirse desconcertado, aprenden que la violencia “es un mecanismo útil”.
  • Para sentirse superior, pero en el fondo se esconde un “sentimiento de inferioridad”.

Origen

Hay personas que son violentas por naturaleza y otras que lo son debido al contexto en el que crecen, aunque el experto asegura que “siempre se pone el acento en el aprendizaje y en cuestiones de índole emocional“, porque todos podemos tener una u otra predisposición genética, pero en el fondo, la ejecución “tiene que ver con la educación y la emoción”.

El psicólogo certifica que los perfiles son muy diversos. “Podriamos pensar que haypatrones de personalidad relacionados; las personas que tienen los rasgos impulsivosmas acentuados, son personas que van a reaccionar de una manera más inapropiada frente a la adversidad”, afirma el especialista. Por lo tanto la agresividad tiene que ver con una “falta de control de impulsos“.Otro gran problema es la banalización de los actos violentos. Nos hemos “acostumbrado” a ver acciones violentas en la televisión, en internet e incluso en la calle, y nos parecen “normales”.

“Podemos estar comiendo y ver un telediario en el cual se emiten muchísimas imágenes violentas y no nos damos cuenta. Es como si fuese un discurso vacío o hueco y no le damos laimportancia que realmente tiene. Les pasa a los adultos y evidentemente a los jóvenes, que son nativos digitales”, ratifica el experto.

Prevención

El psicólogo explica que lo primero que tenemos que saber es que cuando el adulto realiza “actos violentos, los niños lo están aprendiendo”. Se puede prevenir desde tres posiciones claras:

  1. Desde las aulas: “Hacer escuelas de padres con talleres” para ver cómo están respondiendo a la demanda diaria de sus hijos.
  2. Desde los gabinetes de psicología: “Cuando los atendemos es cuando ya están con el agua al cuello y sin embargo se podría hacer una labor bonita de prevención”, garantiza este psicólogo. Propone que a través de la educación se den ejemplos, lecturas y audiovisuales para “poner en forma el comportamiento y saber cuáles son nuestros recursos frente a la adversidad”.
  3. Desde la familia: Dar herramientas y ejemplos a sus hijos, utilizar técnicas de prevención como la supervisión de lo que hacen en internet.

“Es muy frecuente que cuando llegan a la consulta nos digan que sus hijos son muy violentos y cuando llegamos a analizar lo que está sucediendo, en el fondo están haciendo de espejos a sus figuras parentales y no se dan cuenta”, afirma Sergio García.

Modificar el comportamiento

El experto afirma que una persona agresiva sí que puede modificar su comportamiento porque “la psicología se basa en ello, en el cambio”.

Hay muchas personas que reaccionan “de la manera aprendida en la escuela, donde la agresividad era uninstrumento” para conseguir lo que querían, de una manera rápida.

“Un adulto violento, en realidad, es un adulto sin herramientas y sin recursos psicológicos. En el fondo está sufriendo ya que la violencia deja sin otros resortes necesarios como individuo”, analiza Sergio García, quien no duda en aseverar que se puede cambiar ese rasgo.

 Actuación

Se puede actuar contra la violencia desde dos perspectivas: desde la persona que la sufre y una actuación desde la propia persona violenta.

  • Quien la sufre puede combatirla acudiendo a un gabinete de psicología para ser asesorado por profesionales, también denunciando, e imponiéndose “diciendo basta ya”, y buscar apoyo en la sociedad.
  • La persona violenta puede cambiar, pero el psicólogo recomienda hacerlo siempre con acompañamiento terapéutico. “El cambio comienza cuando toco fondo, cuando toco suelo. Y de esa forma te das cuenta de que tu comportamiento es inadecuado”, explica; a raíz de ahí comienza la ayuda.

“Lo terapéutico es elaborar un listado con los pensamientos que van antes de lo violento para que una vez analizados, proceder a invertir la fórmula, y a partir de ahí, crear ideas saludables que debemos imponernos”, explica.

Niños violentos, ¿por qué acuden al bullying?

La agresividad en los niños, según el psicólogo, proviene de diferentes focos:

  • Intentar ser los líderes
  • Por no ser escuchados en casa
  • Por no tener buenas figuras que puedan, en un momento determinado, haber evaluado o corregido esas cuestiones

“Cuando se agrede de una manera sistemática en la infancia, los mecanismos han fallado y la persona quiere imponer su voluntad. Y esa imposición de voluntad seguramente la haya visto en casa o en el colegio”, concluye Sergio García.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *