Una empresa emergente con sede en Texas está ofreciendo a los consumidores una forma única de conmemorar a sus seres queridos: convertir sus cenizas incineradas, en diamantes.

REDACCION INTERNACIONAL.- Una empresa emergente con sede en Texas está ofreciendo a los consumidores una forma única de conmemorar a sus seres queridos: convertir sus cenizas incineradas, en diamantes.