Un estudio posterior de 2020 sugiere que el reflejo de la percha podría servir para mitigar la distonía cervical, más conocida como tortícolis, pero puntualizan que es necesario investigar más al respecto.

Redacción Internacional.- Circula por la redes sociales unreto que implica colocarse una percha en la cabeza. Consiste en buscar una percha, idealmente debería ser una de esas perchas de alambre, pero las de plástico también funcionan. Una vez esté lo bastante amplia como para insertar la cabeza con comodidad. Luego, te la pones en la cabeza con la parte plana apretando ligeramente uno de los dos lados de la cabeza a la altura de la sien. Supuestamente, al hacerlo tu cabeza comienza a girar de manera involuntaria hacia el lado sobre el que se ejerce la presión.

Aunque muchos usuarios afirman que lo que pasa en este reto es verídico, no falta quien lo ha intentado y no le funciona en absoluto. Por lo que, otros usuarios dicen que la gente que se pone la percha y gira dramáticamente la cabeza de manera muy intensional.

¿Hay alguna base científica que avale la posibilidad de que una presión en el lado de la cabeza nos haga moverla? En 2015 se publicó un pequeño estudio en Japón titulado Ratio de ocurrencia del reflejo de la percha: Rotación inesperada de la cabeza al aplicar compresión en la región fronto-temporal. El estudio, de hecho, es el que bautizó el fenómeno como Reflejo de la percha. Los investigadores, todos ellos neurólogos del Departamento de Neurocirugía en la Universidad de Toyama, pusieron una percha en la cabeza a 120 voluntarios (60 hombres y 60 mujeres) de entre 19 y 65 años.

El 95.8 de los participantes informaron de una fuerte sensación de rotación al sentir presión en la región unilateral fronto-temporal. El 85.4 de ellos giró la cabeza en la dirección de la presión, mientras que el resto lo hizo en la dirección contraria. Un 4,2% no experimentó sensación de giro alguna.

El estudio se limitó a constatar que el reflejo de la percha existe, pero los investigadores no fueron capaces de encontrar el mecanismo exacto por el que esto ocurre. Un estudio posterior de 2020 sugiere que el reflejo de la percha podría servir para mitigar la distonía cervical, más conocida como tortícolis, pero puntualizan que es necesario investigar más al respecto.