El Departamento de Justicia de EE.UU. ha dado a conocer esta semana el caso de un hombre desempleado de Filadelfia (EE.UU.) que se hacía pasar en las redes sociales por un magnate multimillonario perteneciente a una familia real europea con el objetivo de engañar a menores y obtener fotografías de ellos de contenido sexual.

Según la Fiscalía, David Milliner tuvo como objetivo al menos cuatro niños de 8 a 12 años, entre septiembre y diciembre de 2017. El hombre, de 50 años, engañaba a sus víctimas en Instagram y otras redes sociales fingiendo ser un príncipe de la acaudalada familia "DeRothschild", induciendo de esa forma a los muchachos a que le enviaran fotografías obscenas de sí mismos. Cuando fue arrestado el hombre estaba en posesión de pornografía infantil de esos y de otros niños.

Se declaró culpable

Milliner que fue acusado a mediados del año pasado, se declaró este martes culpable de los cargos de posesión de pornografía infantil, transferencia de material obsceno a un menor, de cuatro cargos de atracción en línea de un menor, de otros cuatro de recepción de pornografía infantil y de seis de fabricación o intento de fabricación de pornografía infantil.

"La explotación infantil es un problema generalizado que se debe aún más a la accesibilidad de Internet y los medios digitales y que exige una respuesta agresiva. Los depredadores infantiles generalmente mienten y manipulan a los niños para obtener lo que quieren", dijo durante el juicio el fiscal federal William M. McSwain instando a los padres y tutores a controlar lo que hacen sus hijos en Internet.

El acusado está a la espera del veredicto final de juez, y afronta una sentencia de cadena perpetua además de una multa de 4 millones de dólares como indemnización a sus víctimas.