SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Cuando un niño empieza a beber o probar el alcohol antes de los 15 años,  las probabilidades de que se convierta en un bebedor crónico podrían aumentar, según indican diferentes estudios.

Esto también podría afectar su desarrollo cerebral.