Redacción Internacional.- En condiciones infrahumanas y conviviendo con cucarachas y ratones internos tratan de subsistir en la cárcel más hacinada de Colombia.