SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El embarazo en adolescentes experimenta un aumento  vertiginoso en República Dominicana, y según datos cada año cerca de 20 por ciento de la mortalidad materna es debido a abortos clandestinos.

La decisión de practicarse un aborto, o interrupción voluntaria a un embarazo generalmente se debe a la falta de orientación educativa y al alto costo de los anticonceptivos, principalmente en la población pobre, así lo explicó la doctora Lilliam Fondeur.

http://youtu.be/6AnpYPdgTxI

La Republica Dominicana es uno de solo seis países de América Latina donde no se permite la interrupción de un embarazo ni siquiera para salvar la vida de la mujer, pero según la experta, esta medida es injusta ya que se debería legalizar el aborto siempre y cuando la gestación afecte o ponga en peligro la salud de la persona, o en casos de violación.

Un estudio reciente revela que en algunos barrios del país, niñas de hasta siete años son sexualmente activas. Cifra que jóvenes consideran alarmante y creen necesaria una campaña de educación para esa parte de la población.

Las consecuencias de un aborto clandestino pueden llevar hasta la muerte.

Estas declaraciones fueron ofrecidas durante el panel “El Aborto”, su impacto social e intervenciones para su prevención” durante la primera feria de Educación y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva, que se celebra en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

El artículo 317 del Código Penal Dominicano sanciona con penas de seis meses a dos años de prisión a toda mujer que se provoque un aborto.