Por: Corina Rosario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A solo tres meses de ser evacuadas las zonas  que serán excavadas para la construcción de la segunda línea del metro en Gualey, residentes que aún no han sido desalojados, manifestaron preocupación.

En medio de calles polvorientas, ruidos y la pluma de una grúa, la que aseguran es el terror cuando se desplaza por encima de sus casas, viven los moradores del Barrio Rivera del Ozama, próximo al sector de Gualey.

http://youtu.be/DBqSg5aIw3M

Pero los mayores temores se concentran en las 300 familias que serán desalojadas. Yuya Peña, madre de cinco hijos, teme que la construcción la inicien sin ser reubicados, ya que a dos años de su casa ser censada, asegura que las autoridades no le han planteado el tema.

De acuerdo al Subdirector de la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (Opret), para pagar el desalojo a estas familias, se estudia el valor de sus casas y la cantidad de miembros. Carrasco reveló que algunos pagos de viviendas en concreto armado en la comunidad de Gualey, llegaron hasta más de un millón.