Un veterinario explicó que supo que se había contagiado gracias a estas mascarillas: "Pude comprobar que mi mascarilla funciona porque yo mismo me infecté, y el resultado fue, aunque algo irónico, satisfactorio para mí como investigador", aseguró.

Redacción Internacional.- Las investigaciones para averiguar si una persona está contagiada por coronavirus siguen avanzando día tras día en el panorama mundial. Además de las ya conocidas pruebas de PCR y antígenos, unos científicos japoneses han desarrollado unas mascarillas que brillan ante la luz ultravioleta si contienen rastros de coronavirus.

Tras varios estudios se han reflejado que los resultados son prometedores. Lo más curioso es que se han elaborado a partir de huevos de avestruz.

Los investigadores japoneses inyectaron en febrero del año pasado una forma inactiva y no peligrosa del coronavirus en hembras de avestruz y a partir de ahí extrajeron con éxito una gran cantidad de anticuerpos de los huevos que pusieron las avestruces, y desarrollaron un filtro especial para el interior de la mascarilla.

"Pude comprobar que me infecté gracias a estas mascarillas"

Cuando el filtro se rocía con un tinte fluorescente, brilla, siempre que haya rastros del coronavirus y así se ilumina con luz ultravioleta.

Un veterinario explicó que supo que se había contagiado gracias a estas mascarillas: "Pude comprobar que mi mascarilla funciona porque yo mismo me infecté, y el resultado fue, aunque algo irónico, satisfactorio para mí como investigador", aseguró.

"Si los virus de las mascarillas desechables se hacen visibles a la vista, se puede detener la propagación de la infección en una fase temprana", explica Yasuhiro Tsukamoto, presidente de la Universidad Prefectural de Kioto.

El equipo de investigación ya ha realizado experimentos con 32 personas infectadas por coronavirus durante un plazo de hasta 10 días y ahora planean aumentar las pruebas a 150 participantes. Además, esperan obtener la aprobación del gobierno para vender las mascarillas como tarde el próximo año.