Foto de archivo

RUSIA.- Una empleada de 21 años de una oficina de Moscú se disparó en la cabeza con un arma no letal mientras intentaba tomarse una selfie, informa RIA Novosti. La pistola de 9 milímetros había sido dejada por un guardia hace dos semanas.

Según la agencia, el disparo ocurrió como consecuencia de un manejo descuidado del arma: la chica presionó accidentalmente el gatillo mientras intentaba tomarse la foto. Actualmente la joven se encuentra en estado crítico.

La moda de autorretratarse con el móvil, conocida como "selfie", ha derivado en numerosos accidentes, algunos con resultado trágico, en apenas unos pocos días.

El pasado lunes, un estudiante de noveno curso murió en la ciudad de San Petersburgo al caer desde una escalera de incendios a la altura de un quinto piso, a la que se había subido para hacerse una foto con su móvil.

Fuente: RT en Español