Redacción.- Después de un embarazo o lactancia, el cuerpo de la mujer pasa por diferentes transformaciones.

Algunos de esos cambios físicos son temporales, mientras otros podrían ser para siempre.