Paraguay.- La vida de la niña de 10 años, que superó las 20 semanas de embarazo, y la de su bebé, deben ser preservadas por el Estado así se pronunció, por primera vez, el ministro de salud de Paraguay, ante el polémico pedido de una ONG, a solicitud de la madre, de interrumpir la gestación, para que no ponga en riesgo la vida de su hija. De la Alianza Informativa Latinoamericana nos llega la siguiente información.