El niño de cinco años se hizo tan popular que incluso recibió invitaciones para animar fiestas de cumpleaños y eventos.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un niño estadounidense de cinco años aterrorizó a todo un vecindario residencial de Pinson, Alabama, tras pasearse por las calles disfrazado del famoso muñeco asesino Chucky y asustando a los vecinos cada vez que se acercaba a ellos.

“Queridos padres del niño disfrazado de Chucky en Pinson. Agarren a su hijo. Casi me da un infarto” o “Esto es aterrador y al mismo tiempo brillante”, fueron algunas de las reacciones de las personas que se encontraron con el niño disfrazado por la calle y compartieron las imágenes en redes sociales, donde rápidamente se viralizaron.

Las imágenes del pequeño Jackson Reed vestido como el personaje de la saga de terror Child’s Play tuvieron tanta repercusión que incluso llegaron a las manos de la madre del niño, Britnee Reed, y ella explicó que ese disfraz lo tiene desde el Halloween pasado (31 de octubre de 2021) y desde entonces lo usa tanto en casa como en la comunidad para divertirse con los demás.

“Así es como es su personalidad”, contó Reed a la cadena televisiva WDHN. “Se viste con diferentes disfraces a lo largo de la semana. Le encanta hacer reír a la gente”, afirmó.

La mujer dijo que se enteró de las fotos virales cuando estaba en el trabajo y un amigo se las mostró diciendo: “Tranquilamente este podría ser tu hijo”. Fue entonces cuando se dio cuenta de que efectivamente era Jackson el que aparecía en las imágenes. “Me acerqué y dije: ‘Oh, Dios mío’, ese es mi hijo”, recordó en la entrevista, y detalló que inmediatamente se puso en contacto con su madre, que estaba vigilando a Jackson. Y la abuela del niño admitió haberle ayudado con el disfraz, para que pudiera llevar a cabo la vigilancia del barrio.

El niño de cinco años se hizo tan popular que incluso recibió invitaciones para animar fiestas de cumpleaños y eventos, algo que la familia agradeció pero que rechazó educadamente señalando que por el momento Jackson solo quiere seguir sorprendiendo a sus vecinos con sus disfraces.