SANTO DOMINGO, República Dominicana.-  El caso del suicidio de un contratista de obras del Estado ha destapado una grave denuncia de corrupción alrededor de los pagos de cubicaciones.