REDACCIÓN.- El sueño de un joven boricua de tener un negocio llamativo tuvo que ser detenido por la necesidad. Mónika Candelaria de nuestra alianza informativa latinoamericana nos cuenta que en un abrir y cerrar de ojos, se quedó sin dinero y tuvo que terminar durmiendo donde nunca imagino.

[jwplayer mediaid="317495"]