SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Activistas de la organización  “Greenpeace” junto a otras organizaciones y comunicadores dominicanos, realizaron una movilización pacífica para llamar la atención de las autoridades, para que  sea pagada la cuota anual para evitar que las ballenas que se alojan en Samaná sean cazadas.

Con el objetivo de que se prohíba la caza de ballenas, Greenpeace se trasladó a nuestro país para que el estado pague la cuota anual a favor de proteger las ballenas ante la cacería de Dinamarca.

[jwplayer mediaid="307432"]

Esta cuota que suma unos 38 mil dólares es de vital importancia para prevenir la extinción de este mamífero, ya que es uno de las más afectados en la Republica Dominicana debido a que nadan hacia las costas de Dinamarca donde expertos aseguran que son asesinadas para uso comestible.

Las ballenas de especie jorobada son un importante atractivo turístico y cultural para algunas comunidades costeras dominicanas, específicamente Samaná. Las mismas viajan miles de kilómetros cada año, desde aguas polares hasta las cercanías de nuestra isla para reproducirse.

La Comisión Ballenera Internacional que se encarga de decidir el futuro de estos animales, se reunirá el próximo 14 de septiembre en Eslovenia y con esto espera llamar la atención del Ministro de Medio Ambiente para que el estado pague su cuota anual a favor de  la protección de esta especie.