En el marco del experimento, las jóvenes colocaron un móvil en la ducha y activaron la cámara para grabar los acontecimientos tras cerrar la puerta con Cubby dentro.

REDACCIÓN.- Aliyah Steele, estudiante de criminología de la Universidad de West Georgia (EE.UU.), notó que recientemente el gato de su compañera de habitación llamado Cubby lograba escapar del cuarto de baño a pesar de que las chicas dejaban la puerta cerrada. Intrigada por cómo el felino se las apañaba para salir, Steele decidió instalar una "cámara oculta" para resolver el misterio.

En el marco del experimento, las jóvenes colocaron un móvil en la ducha y activaron la cámara para grabar los acontecimientos tras cerrar la puerta con Cubby dentro.

La estudiante publicó el video en su cuenta de Twitter el 21 de febrero y desde entonces ha sido reproducido más de 3,9 millones de veces, obteniendo más de 236.000 'me gusta'. Algunos usuarios compartieron 'hazañas' similares de sus propios gatos.