SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Tener una discapacidad no es un obstáculo para que las personas puedan llevar una vida normal. Sugey Albania Luna, de 36 años, es un ejemplo de potencialidad, ya que no ha permitido que la sordera la límite.

A solo días de su nacimiento y a raíz de una meningitis Sugey perdió su audición, situación que llegó a parecer una tormenta para sus familiares.

Con el paso de los años la familia encontró ayuda en una institución para que Sugey se pudiera comunicar, y hoy en día es la madre de dos niñas una de 15 años y una de solo tres meses, que procreó con su pareja, que también es sordomudo.

https://youtu.be/C4yChWE0Wh0

Esta pareja  además, aprendió oficios que le permiten ganar el sustento familiar.

Sugey Albania Luna, es considerada un ejemplo para su comunidad y con su ayuda jóvenes con este tipo de discapacidad aprenden a comunicarse usando el lenguaje de señas.