RUSIA.- Un soldado ruso confundió una escena de una película con una toma de rehenes y, sin dudarlo, decidió intervenir para detener al supuesto agresor. Luego de un momento de confusión, los actores lograron explicarle que se trataba todo de un montaje.


El militar no vio las cámaras y se dirigió al protagonista del film para inmovilizarlo y liberar a la supuesta víctima.



Fuente: RT en Español