Un obrero que trabajaba para una constructora en Reino Unido destruyó cinco casas porque no le pagaron el sueldo y utilizó una cámara GoPro para registrar el momento en que demolió las viviendas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un obrero que trabajaba para una constructora en Reino Unido destruyó cinco casas porque no le pagaron el sueldo y utilizó una cámara GoPro para registrar el momento en que demolió las viviendas.

Un día, luego de que todos salieran a almorzar, el vengativo hombre decidió subirse a una máquina excavadora, prender su cámara de video profesional y acabar con todo a su paso.

Los daños superaron los 3.400 millones de pesos. Luego de lo sucedido fue detenido y un juez le impuso cuatro años de prisión.