En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Wally y Taddeus

Wally, nuevo Embajador USA en Dominicana, no merece el más mínimo rechazo,  ni la más pequeña mofa, por ser gay u homosexual. Tal opción es un derecho inalienable, siempre que el modo de ejercerlo no dañe a ningún ser humano.

Asumir la responsabilidad de declarar sinceramente ante el mundo su preferencia sexual, unirse en pareja y exhibir sin sonrojos ni subterfugios esa relación, lejos de convertirse en motivo de condena, debe entenderse como una virtud.

Ojala abunden más los/as atrevidos/as de ese tipo, capaces de abordar con orgullo, francamente y sin turbideces sus inclinaciones, sentimientos y convicciones en ese delicado campo de la vida en sociedad y de las relaciones de pareja.

Es más, pienso que con ese proceder ese ciudadano estadounidense está contribuyendo a derrotar prejuicios y discriminaciones execrables como la homofobia, esencialmente vinculadas a la ideología patriarcal y a tabúes conservadores que por siglos han sido fuente de incontables abusos y sufrimientos  que han afectado dramáticamente a una parte de la sociedad humana, que hoy asciende al 11% del total.

Para mi lo cuestionable en Wally es representar al imperialismo estadounidense, al capitalismo en fase de putrefacción, a las voraces corporaciones transnacionales y la política guerrerista y ecocida de las elites de EEUU.

 Lo condenable es asumir la diplomacia de una super-potencia espía, interventora, violadora de soberanías y derechos esenciales; es representar la hostilidad agresiva contra Cuba, Venezuela, Nicargua, Bolivia, Ecuador…los genocidios en Palestina, Irak, Libia, Siria, Afganistán. Servir de escudo político-estatal a la Barrick Gold, Uni Gold, Gold Corp…Defender la CIA y las guerras desatadas por el PENTÁGONO.

EL NUEVO NUNCIO

El reemplazo de un Nuncio pedófilo por el joven cardenal africano Tadeus, es un paso de avance del Papa Francisco y el Vaticano. No nos imaginamos que al nuevo Pontífice, que ha dado tan buenas señales en no pocos aspecto de la política eclesial católica, se le vaya a ocurrir repetir la mala historia con una selección sospechosa o proclive a tal in-conducta.

Que Taddeus sea negro-negrito es todavía mejor señal en un momento de imposición espuria en nuestro país del nazi-racismo oficial con pinta anti-haitiana. Me luce, además, que es un buen bofetón a un tal Nicolás y un fuerte golpe a la discriminación racial impulsada desde el pele-balaguerismo y sus bajas cortes.

Eso hay que aplaudirlo con las dos manos y los dos pies. Como hay que rechazar que el Vaticano y el propio Francisco continúen condenando el aborto en todas sus latitudes, prohibiendo el uso del condón y los métodos anticonceptivos, oponiéndose a la libertad de opción sexual y al matrimonio gay, rechazando el fin del celibato y del machismo institucionalizado, practicando la usura desde el Banco Ambrosiano y asumiendo una posición todavía permisiva de la explotación capitalista y no categórica contra el saqueo imperialista y la impronta destructiva de las corporaciones minero-energéticas.

Hay que aplaudir la llegada de Taddeus con el mismo entusiasmo con que se reciben las palabras del Papa aceptando que los ateos entren a su Cielo, su ligera pero significativa apertura hacia la teología de la liberación, sus respetuosos pronunciamientos hacia otras creencias, su énfasis en la opción por los/as pobres y el avanzado contenido de su reciente carta a un soberbio Cardenal que trata al pueblo como “chusma” y amenudo come haitianitos fritos.

Taddeus de todas maneras va en coche respecto a la situación de Wally.

 Tadeus tiene un Papa que muchos/as pensamos conservador y ha resultado progresista; mientras Wally tiene un presidente Obama, que no pocos creyeron de centro-izquierda, y ha resultado un farsante en cuestiones esenciales del ejercicio del poder desde el centro del sistema imperialista mundial.

Pero de todas maneras, así como Tadeus es un jaboncito en el “sancocho nazi-racista”, Wally es un mojoncito en el “asopao homofóbico”.

Algo es algo. Definitivamente no todo es para entristecernos.

En víspera de esta Navidad y Año Nuevo hay ciertos motivitos para la alegría de los/as que no comulgamos con ciertas injusticias como esas… y con muchas otras iguales y peores por saldar.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *