En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Xi y Obama se reúnen para buscar el inicio de "una nueva relación"

Xi y Obama se reúnen para buscar el inicio de
Xi y Obama se reúnen para buscar el inicio de "una nueva relación"
Xi y Obama se reúnen para buscar el inicio de "una nueva relación"

Xi y Obama se reúnen para buscar el inicio de “una nueva relación”

– Los presidentes de las dos grandes potencias mundiales, el estadounidense Barack Obama y el chino Xi Jinping, comienzan mañana viernes su primera reunión como jefes de Estado, en la que China aspira a marcar el inicio de “una nueva relación” más igualitaria.

El encuentro, con el que concluye la gira de Xi por el continente americano, tendrá lugar en la lujosa propiedad de Sunnylands, en el sur de California.

La idea es posibilitar una relación más distendida entre los dos líderes y recuperar -quizá- la cordialidad de tiempos pasados, cuando Deng Xiaoping lució un sombrero vaquero en su visita a EEUU o cuando Jiang Zemin visitó el rancho de George W Bush en Crawford en 2002.

Pero las circunstancias actuales son muy distintas. Si en 2002 China apenas se incorporaba al sistema global de comercio con su ingreso en la OMC, once años más tarde se ha convertido en la segunda economía del mundo, con la perspectiva de ser la primera en un puñado de años.

Y si hace apenas una década Pekín rehuía el protagonismo internacional, hoy el régimen no duda en pisar fuerte en la arena política global.

Por ello, es poco probable que Xi -un líder que goza de importantes lazos con el Ejército chino y que no ha sido ajeno a declaraciones nacionalistas en ocasiones- llegue a California con ganas de hacer concesiones, y sí con mucha determinación a marcar que la relación debe ser de igual a igual.

En días previos ya ha habido algunos indicios de ello: el presidente chino dio declaraciones a medios de México, Costa Rica, y Trinidad y Tobago, las otras etapas de su gira, acerca de su viaje, pero no ha hecho lo mismo con medios estadounidenses.

Y un editorial del “Diario del Pueblo”, el órgano oficial del Partido Comunista Chino, aseguraba que “la relación bilateral más importante del mundo, y la mejor relación entre países grandes” es la de China y Rusia.

Así, la gran prioridad de China en este encuentro, como indicaba la semana pasada el director general para Norteamérica en el Ministerio de Exteriores chino, Zheng Zeguang, es establecer un “nuevo modelo” de relación, que incluya no sólo la “confianza mutua”, sino también “la igualdad, la inclusión, el aprendizaje y las ganancias mutuas”.

La agenda estará repleta de temas de gran importancia mundial, pero las prioridades serán diferentes para uno y otro.

EEUU ya ha indicado que destacará la ciberseguridad, tras acusaciones contra China de ataques informáticos a sus empresas e instituciones. También saldrán a relucir las reclamaciones de soberanía china sobre islas del Pacífico.

Y Xi querrá dejar claro que China sigue sin estar convencida de que el cambio de eje en la política exterior de EEUU para centrarse más en el Pacífico no tenga como objetivo contener la creciente influencia de la República Popular.

Pekín, que afronta un crecimiento menos rápido que en los años anteriores y una disminución de la demanda global de sus exportaciones, también querrá subrayar cuestiones económicas con el que se prevé que este año tome el relevo de la Unión Europea como su principal socio comercial.

Así, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, declaraba esta semana que “estamos dispuestos a colaborar con la parte estadounidense para superar las dificultades económicas y promover la recuperación”.

Cuestiones como el programa nuclear de Corea del Norte o la situación en Siria figurarán en un programa donde los dos líderes se esforzarán en ofrecer una imagen distendida.

La Casa Blanca ya ha indicado que busca una relación con Xi más personal que la que Obama pudo mantener con el envarado anterior presidente chino, Hu Jintao.

Xi, amante de las películas de guerra de Hollywood, querrá mostrar el don de gentes de que ha hecho gala en otras etapas en el exterior.

Pero el contacto personal tendrá sus límites. El presidente chino ha optado por no pernoctar en el rancho, como sí hará Obama, y dormirá en cambio en un hotel.

Tampoco será posible comprobar la sintonía entre las primeras damas. Aunque Xi viaja acompañado de su esposa, Peng Liyuan -una famosa cantante folclórica china que se convierte con celeridad en una de las mejores bazas de la diplomacia de su país-, Michelle Obama ha preferido quedarse en Washington para acompañar a sus hijas en la última semana de curso escolar.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *