x

“Yo soy la bandera dominicana”, Sánchez tras su regreso del exilio

Prócer

Francisco del Rosario Sánchez, fue un ferviente luchador a favor de la libertad de la República Dominicana oponiéndose a la anexión, razón por la que fue exiliado en varias veces.

Imagen sin descripción

Santo Domingo.- “Entro por Haití porque no puedo hacerlo por otra parte; más, si la maledicencia buscare pretexto para mancillar mi conducta, responderéis a cualquier precio diciendo en alta voz, aunque sin jactancia, que soy la bandera dominicana”, expresó Francisco del Rosario Sánchez tras enterarse de la Anexión a España, regresó a suelo dominicano y organizó una invasión que penetró por Haití.

Considerado como el segundo líder de la Guerra de la Independencia contra la ocupación haitiana y un estratega político, Sánchez tomó las riendas de la lucha tras la ausencia de Duarte, proclamando la independencia en la Puerta del Conde el 27 de febrero de 1844.

Este sábado nueve de marzo se conmemora el 207 aniversario del natalicio del patricio Francisco Del Rosario Sánchez. Según relata, Américo Moreta Castillo, en su libro “Hitos en la vida de Francisco Sánchez, abogado y Padre de la Patria”, nació en tiempos de la España Boba, en la calle de El Tapado, casa número 15 (marcada como115) de la actual 19 de marzo, entorno del Fuerte de San José.

“Hijo de Narciso Sánchez Alfonseca Siño Narcisazo) y de Eulalia (Olaya) del Rosario de Belén, legitimado por el subsecuente matrimonio de sus padres el 21 de marzo de 1819, a partir de entonces el niño Francisco obtuvo el derecho a usar el apellido Sánchez, convirtiéndose esto en el primer hito en su vida. Porque de no haber sido legitimado el niño Francisco hubiera sido Del Rosario y no Sánchez”, continua la narración de Moreta Castillo.

La familia Sánchez vivían en la calle de El Tapado, Narcisazo que era de oficio tablajero o carnicero y tenía dos hatos de ganado, uno en Los Alcarrizos y otro en El Seybo, mejoró de situación económica y se mudaron a la calle del Arquillo de la Catedral, o de los Nichos, actual Arzobispo Nouel, en los frentes del ala norte del Hospital de San Andrés y de la Plazuela del Carmen, en la misma acera del bohío de Chepita Pérez donde fue fundada La Trinitaria.

Américo Moreta cuenta que el 16 de julio de 1838 no estuvieron presentes los trinitarios vecinos, Matías Ramón Mella y Francisco Sánchez del Rosario, este último joven carismático y popular por su simpatía, amante de las serenatas, que tocaba la mandolina y la flauta, leía a los clásicos en latín, artesano especialista en concha de carey y a quien sus amigos apodaban “Diamante”.

Duarte y Sánchez se conocían, pues ambos asistieron de 1838 a 1839 a las cátedras impartidas en la sacristía de Regina Angelorum por el padre peruano, Gaspar Hernández, sacerdote de ideas monárquicas, que impartió cátedras de Política y Filosofía a ambos trinitarios” continua el autor.

Sánchez fue un estratega político y abogado de profesión, además, era sobrino de la también activista María Trinidad Sánchez, quien confeccionó junto a Concepción Bona el estandarte tricolor . Tuvo seis hijos y hablaba varios idiomas como el latín y francés.

Vida política

“El 2 de agosto de 1843, estando Sánchez en la clandestinidad y Duarte, Pina y Pérez en Venezuela, se difundió la noticia de que Sánchez había fallecido de una contagiosa enfermedad, su ataúd fue sellado y llenado de piedras y se le enterró en el cementerio anexo a la Iglesia del Carmen. Con esto fue burlada la persecución iniciada por Charles Herard y los reformistas haitianos”, cuenta Moreta Castillo.

Cuando esta noticia llegó a oídos de Pedro Santana, en El Seibo, este dijo que se retiraba del movimiento, pues él no tenía acuerdos con muertos. Frase que proviene para unirse al movimiento trinitario Pedro Santana le requirió a Duarte que le garantizara que Sánchez estuviera también. Y que sólo así él y su hermano Ramón se unirían al mismo.

Este vínculo entre los Santana y Francisco Sánchez provenía de que estos fueron los cuidadores del hato que Narciso Sánchez Alfonseca tenía en El Seibo.

Cuando Duarte se fue exilió en 1843 a Curazao por temor a ser arrestado, Sánchez asumió la dirección de La Trinitaria.

“Otro hito fue el 24 de febrero de 1844, cuando acordaron los trinitarios que el golpe contra los haitianos sería la noche del 27 al 28 de febrero. A esta reunión acudieron: Sánchez, Vicente Celestino Duarte, Mella, los Puello y los Concha, entre otros. Sánchez fue electo en la misma Coronel, Comandante de Armas. En reunión celebrada el 26 se escogió la bandera del juramento trinitario para la nueva república”.

Aunque Sánchez asumió sus responsabilidades militares con seriedad, no parecía que le entusiasmara la vida del cuartel, lucía más bien un civilista que un caudillo, según Moreta Castillo.

El 1 de marzo de 1844 la Junta Central Gubernativa lo designó Jefe de Operaciones Militares Interino.

El 26 de mayo de 1844 participó en la sesión en que Bobadilla pretendió hacer aprobar el proyecto de Protectorado de Francia, protestando junto a Duarte, José Joaquín Puello, Juan Isidro Pérez y Jacinto de la Concha, entre otros.

El 9 de junio de 1844, participó en la reorganización de la Junta Central Gubernativa recompuesta por los duartistas y la presidió. Duarte lo reemplazó en la Gobernación de Santo Domingo.

Muerte

Francisco del Rosario Sánchez, fue un ferviente luchador a favor de la libertad de la República Dominicana oponiéndose a la anexión, razón por la que fue exiliado en varias ocasiones, hasta que finalmente murió.

Al fracasar la invasión en medio de la Anexión a España. Sánchez fue apresado en El Cercado, y de allí llevado a San Juan de la Maguana, siendo fusilado en un cementerio junto a sus compañeros el 4 de julio de 1861.

Los restos del fundador y prócer de la República reposan en el Altar de la Patria junto a los de Juan Pablo Duarte y Matías Ramón Mella.

Comenta con facebook