x

Maduro lamenta fallecimiento de la senadora Piedad Córdoba, una "guerrera incansable"

revolucionaria

En la primera década de este siglo, Córdoba, entonces senadora por el Partido Liberal colombiano, sirvió de mediadora, junto con el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para la liberación de varios secuestrados por la guerrilla de las FARC.

Imagen sin descripción
Escuchar el artículo
Detener

Caracas.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lamentó este sábado el fallecimiento de su «querida amiga» la senadora colombiana Piedad Córdoba, a quien recuerda como una «guerrera incansable y una de las mujeres más valientes» que ha conocido.

«Querida amiga Piedad, cuántas batallas te tocó enfrentar y librar por tu patria. Guerrera incansable y una de las mujeres más valientes que he conocido, una gran revolucionaria, luchadora, ferviente defensora de los derechos humanos y de la paz del pueblo», escribió Maduro en X.


Córdoba, del oficialista Pacto Histórico, murió este sábado en Medellín, Colombia, a los 68 años de edad.

Señaló que, a pesar de «enfrentar grandes amenazas», en la senadora «prevaleció su moral y esa fuerza para salir adelante ante cualquier dificultad».

«Desde Venezuela, tierra bolivariana que tanto quiso, envío mis más sentidas condolencias a sus familiares y al pueblo colombiano. Tu nombre, tu idea y tu gran legado de lucha trascienden hoy al escalafón más alto de los que seguimos este camino de transformación de nuestros pueblos. ¡Piedad vive, la lucha sigue!», agregó el mandatario.

Varios funcionarios del Gobierno venezolano se han pronunciado también sobre el fallecimiento de la senadora, entre ellos la ministra de Servicio Penitenciario, Celsa Bautista, y el de Trabajo, Francisco Torrealba, quienes coincidieron en que fue «una luchadora incansable».

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), el chavista Jorge Rodríguez, dijo, también en X, que Córdoba luchó por las «causas más nobles del pueblo colombiano» y «señaló con valentía décadas de oprobio y dolor impuestas por las oligarquías homicidas».

En la primera década de este siglo, Córdoba, entonces senadora por el Partido Liberal colombiano, sirvió de mediadora, junto con el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para la liberación de varios secuestrados por la guerrilla de las FARC.

Por su activismo de izquierda, en 2010 el entonces procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez, la destituyó e inhabilitó por 18 años para ejercer cargos públicos porque supuestamente había «promocionado y colaborado con el grupo al margen de la Ley, FARC».

La investigación se inició a partir de los documentos hallados en los computadores de quien fuera el número dos de las FARC, Luis Edgar Devia, alias «Raúl Reyes», quien fue abatido en un bombardeo del Ejército colombiano en Ecuador el 1 de marzo de 2008.

La política, nacida en Medellín en 1955, estuvo unos años en la sombra, pero tras anularse su condena volvió a la política años después atendiendo un llamado de Petro.

Comenta con facebook