x

Nicaragua cerró 2023 con 119 "presos políticos", incluidos dos obispos y 13 sacerdotes

Represión

El 18 de octubre el Gobierno nicaragüense excarceló a 12 sacerdotes y los envió al Vaticano tras un acuerdo con la Santa Sede.

Imagen sin descripción

San José.- Nicaragua cerró 2023 con 119 personas consideradas «presas políticas» por los organismos humanitarios, entre ellos un periodista, dos obispos, tres seminaristas y 13 sacerdotes, según un informe divulgado este martes por el Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas.

Hay «119 personas presas políticas al 31 de diciembre de 2023» con el Gobierno que preside Daniel Ortega en Nicaragua, en el poder desde 2007, indicó en un informe el Mecanismo, cuyos datos son avalados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Entre ellos están monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, ambas en el norte de Nicaragua, quien fue condenado a más de 26 años de prisión por delitos considerados traición a la patria tras negarse a ser expulsado a Estados Unidos en febrero de 2023.

También monseñor Isidoro del Carmen Mora Ortega, obispo de la diócesis de Siuna, en el Caribe norte de Nicaragua, que fue detenido el 20 de diciembre pasado junto a los seminaristas Alester Sáenz Centeno y Tony Palacios, un día después de orar durante una homilía por el obispo Álvarez.

Además los sacerdotes Carlos Avilés, vicario general de la Arquidiócesis de Managua; Pablo Villafranca, canciller de la Curia Arzobispal de Managua; Héctor Treminio, tesorero de la Arquidiócesis de Managua; y Silvio Fonseca, vicario de Familia, Niñez y Juventud de la Arquidiócesis de Managua y director del Instituto Juan Pablo II.

Asimismo, los curas Miguel Mántica, Raúl Zamora, Ismael Serrano, Mykel Monterrey, Gerardo José Rodríguez, y Jader Hernández, todos de la Arquidiócesis de Managua.

Los otros tres sacerdotes detenidos son Fernando Calero, de la diócesis de Matagalpa; Marco Díaz Prado, de la diócesis de León y Chinandega (noroeste); y José Gustavo Sandino Ochoa, de la diócesis de Jinotega (norte).

El 18 de octubre el Gobierno nicaragüense excarceló a 12 sacerdotes y los envió al Vaticano tras un acuerdo con la Santa Sede.

Antes, el 9 de febrero de 2023, las autoridades excarcelaron a otros 8 sacerdotes y los enviaron a Estados Unidos, como parte de 222 excarcelados políticos nicaragüenses.

Aumenta la «represión» contra la libertad de culto

La lista de «presos políticos» incluye al periodista Víctor Ticay, colaborador del Canal 10 de la televisión nicaragüense; el filósofo, sociólogo y catedrático Freddy Quezada; la excarcelada opositora Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, el dirigente estudiantil Jasson Salazar, entre otros.

De las 119 personas reconocidas como presas políticos, 100 son hombres y 19 mujeres, y del total, 16 son personas de la tercera edad o mayores de 60 años, detalló el Mecanismo.

El Mecanismo, conformado por organizaciones de derechos humanos, de familiares de personas presas y excarceladas políticas, y abogados defensores, anotó que entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre de 2023 se registraron 43 detenciones arbitrarias por posibles motivaciones de persecución política -de los cuales 13 fueron liberados- en su mayoría religiosos.

«Se incrementa la represión contra la libertad de culto. Ingresan 14 sacerdotes (incluido un obispo) detenidos arbitrariamente» en ese período, apuntó.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, acentuada tras las controvertidas elecciones generales de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión o en el exilio. 

Comenta con facebook